Noticias recientes
⇒ Marchan para erradicar el Trabajo Infantil en Tizayuca⇒ Destinarán $200 mil a la prevención y erradicación de incendios forestales en Santiago Tulantepec⇒ Hugo Puentes sumó dos campeonatos internacionales en artes marciales⇒ Acumulación de bacterias en los ojos produce Orzuelo ⇒ El estado requiere de una política de vivienda social: Citlalli Jaramillo Ramírez⇒ Piden evitar candidaturas ventajosas En el caso de los súper delegados⇒ Indígenas tienen acceso a decisiones políticas de sus regiones⇒ Atiende Omar Fayad demandas ciudadanas en Tenango de Doria⇒ Refuerza medidas preventivas en carreteras en esta temporada de lluvia ⇒ Hidalgo está en primeros lugares en calidad para la atención de pacientes con diabetes e hipertensión arterial⇒ Gobierno de Huichapan promueve la preservación de los ecosistemas ⇒ Gobierno de Huichapan promueve la preservación de los ecosistemas
Salgado Macedonio: “Lo afirmó y lo confirmó: Salinas mandó matar a Colosio”
Sección: Nacional
Fecha de publicación: 25 de Marzo de 2019

VICENTE BELLO.- El jueves 18 de octubre de 2018, en la tribuna del Senado de la República, el senador de Morena Félix Salgado Macedonio aseguró que el autor intelectual de los asesinatos de Luis Donaldo Colosio y José Francisco Ruiz Massieu es Carlos Salinas de Gortari.
Y avezados como están en comer lo que sea necesario con tal de permanecer, los senadores priístas entonces tragaron también mucho aceite y nada dijeron.
En una proposición con punto de acuerdo, Félix pidió al Pleno senatorial que exhortarse a la entonces Procuraduría General de la República hacer del dominio público el video BTC-01 titulado “Atentado al Lic. Colosio”
En el video de marras se observan dos datos singulares: se escucha un grito anónimo de esa multitud ruidosa de Lomas Taurinas cuando Colosio pronuncia su discurso que parece decir: “Te van a matar”. Y, dos, cuando están a punto de dispararle, el soldado de civil del Estado Mayor Presidencial –viejo conocido de las investigaciones- Othón Cortés, parece hacer una señal a alguien con la mano, apuntando con el dedo hacia el candidato presidencial, metros adelante caminando con gran dificultad y remecido por la multitud. Segundos después ocurre la detonación.
Lo que entonces afirma Félix Salgado Macedonio es contundente: fue Carlos Salinas de Gortari”, el autor intelectual del asesinato de Luis Donaldo Colosio.
Cuando ocurrió el magnicidio, el 23 de marzo de 1994, el Congreso mexicano no se caracterizaba todavía el Congreso por la conformación de las comisiones especiales o investigativas.
Un diputado federal de entonces llamó la atención: Félix Salgado Macedonio, del PRD. Fue él quien en la tribuna aseguró que el autor intelectual del crimen de Colosio había sido el presidente de la República, Carlos Salinas de Gortari.
Pues éste mismo volvió a asegurarlo el 10 de octubre de 2018, ahora como senador de Morena.
¿Qué dijo? He aquí, otra vez, partes medulares:
“Hay una interrogante que flota en el aire. El 23 de marzo de 1994 los mexicanos perdimos a un gran hombre. A un gran líder. A Luis Donaldo Colosio Murrieta. Y la interrogante es quién lo mandó matar, pues supuestamente Mario Aburto Martínez. Uno que presentaron en la televisión con bigote y al otro día sin bigote, rasurado.
“Él era el candidato presidencial del PRI. No era cualquier persona. Por eso fue un magnicidio. Y curiosamente no se indaga. No se llega hacia los autores intelectuales. “¿Quién lo mandó asesinar? Hay un video que lo tiene la PGR. El video BTC-01. Ese video nos va a dar pie para indagar y saber cuántos estuvieron involucrados en su asesinato. Un solo hombre surgido de la nada, en medio de un mar de guardaespaldas.
“¿Cómo es posible? Lo asesinan y luego, como si nada hubiera pasado, ponen a su candidato presidencial Ernesto Zedillo sin ninguna trayectoria política. En su vida no había sido ni regidor, ni diputado ni nada. Sin embargo, él a quien ponen de candidato y presidente de la República.
“Y, bueno, ¿qué ocasionó la muerte de Colosio? En el Monumento a la Revolución él dio un discurso donde decía que él veía ‘un México con hambre, sed de justicia, de gente agraviada por las distorsiones que imponen a la ley quienes deberían de servirlas; de mujeres y hombres afligidos por abuso de las autoridades o por la arrogancia de las oficinas gubernamentales. Con firmeza, con convicción, firmeza y plena confianza declaro que quiero ser Presidente de México para encabezar esta nueva etapa de cambio’…
“¿Y qué pasó? Lo asesinaron. Y luego, seis meses cuatro días después asesinan a José Francisco Ruiz Massieu. Y también como si nada: un asesino solitario que lo estaba esperando lo mató. Y ya. Yo lo dije en tribuna en 1994, cuando Carlos Salinas de Gortari era presidente de la República. Dije que el autor intelectual de estos crímenes era Carlos Salinas de Gortari. Él es el autor intelectual. Lo afirmo y lo confirmo. Y sin embargo goza de absoluta impunidad.
A raíz de allí, en este país, cada quien puede mandar matar a quien quiera. No pasa nada. Esa es la impunidad.
1994 fue un año inédito en la historia contemporánea del país, que, además, no se ha repetido, para fortuna de la República. Murieron asesinados dos políticos del primer círculo del poder público en México.
El 23 de marzo de ese año asesinaron a Luis Donaldo Colosio, candidato presidencial del PRI; el 28 de septiembre de ese mismo año asesinaron a José Francisco Ruiz Massieu, entonces secretario general del PRI. Y, un año antes, el 24 de mayo de 1993, cayó asesinado el cardenal de Guadalajara Juan Jesús Posas Ocampo.
Desde los primeros minutos que ocurrieron los crímenes, el nombre y la imagen del presidente de la República fueron colocadas en la picota de la sospecha colectiva. Era impensable que dos políticos de ese calado fueran asesinados por sujetos solitarios, como finalmente quedó plasmado en los juicios.
A Colosio lo mató un loco supuestamente, y a Ruiz Massieu un sicario tamaulipeco que había sido contratado por el entonces diputado federal del PRI Manuel Muñoz Rocha, quien dos días después del crimen desapareció una noche para siempre.
En torno de los tres asesinatos el nombre de Carlos Salinas se paseó como sombra de mal fario. Una sombra a la que se le aparejó otra sombra: la de su hermano Raúl Salinas, a quien en el sexenio de Zedillo se le achacó el asesinato de Ruiz Massieu y de Muñoz Rocha.
Veinticinco años después, la sospecha permanece intacta.


CONTACTO


7189918   /   7189919
cambio21politica@yahoo.con.mx   /   cambio21agricolas@yahoo.con.mx

Síguenos en nuestas redes sociales.
Cambio21 Información Vespertina del Tercer Milenio. © 2015